Related Posts with Thumbnails

30 octubre 2014

Arroz frito estilo coreano



Llamado bokkeumbap en su país de origen, el arroz frito coreano es bastante parecido al conocido arroz chino. Sin embargo, lleva papas y trocitos de tortilla de huevos. Esta receta es ideal para esas ocasiones en las que sobró un poco de arroz en la nevera, con lo cual tendremos un almuerzo rico y diferente en pocos minutos. 

Para 4 porciones
 Ingredientes
 400 gramos de arroz
 4 pechugas de pollo
 ¾ de calabacín
 ¾ de cebolla
 2 zanahorias
 1 papa
 2 huevos
 2 dientes de ajo
 Salsa de soja
 Aceite
 Sal
 Pimienta


Preparación

Cocer el arroz en una olla con agua y una pizca de sal. Debe quedar suelto, para que al freírlo no se pegue. 

Cortar las papas, zanahorias, cebollín, cebolla y pollo en cuadritos medianos. Freír todos por separado, excepto la pechuga, en un sartén con un poco de aceite. Reservar. 

Aparte, preparar el huevo en un sartén, estilo tortilla. Una vez listo, cortarlo también en trocitos y reservar. 

Calentar la salsa de soja en un sartén grande, picar finamente el ajo y dorarlo. Añadir el pollo y cocinar hasta que dore. 

Incorporar las verduras. Luego añadir el arroz, remover y cocinar hasta que dore. Servir en platos y disponer los trocitos de tortilla encima de cada porción.

28 octubre 2014

Una sopa de cebolla excelente

La sopa de cebolla, un plato campesino francés, se ha convertido en una de las más famosas sopas del mundo. Si vas a reazaliarla, puedes usar esta receta que es bastante sencilla, pero también toma nota de los trucos para que te quede espectacular. 

La cebolla: Se usa la cebolla blanca porque es más dulce que la morada. Los resultados son óptimos si se hace con cebollas frescas, las cuales son cultivadas en El Jarillo y la Colonia Tovar. Se debe cortar las cebollas en julianas o media luna: Se deben sofreír con poca grasa, en este punto hay personas que usan la combinación de mantequilla y aceite de oliva (el más neutro posible de sabor). Y se le agrega por cada cebolla un poco de sal. 

El efecto de la sal impide que la cebolla se queme y estimula su proceso de sudado, el cual es clave en la caramelizarían. Habidas cuentas de que la grasa dejara siempre su marca se le agrega un poco de agua cuando la mismas ya se han oscurecidos. En el momento que el agua se ha evaporado en ese momento se retira del fuego. 

El caldo: Hay sobre este punto muchas discusiones sobre el tema. El más clásico de los caldo y que fue el usado en el restaurante de la “mere Catherine” en Montmartre ( en Paris) cuando Picasso vivía allí, es el caldo cruzados de carne y pollo . 

El caldo de carne es uno de los más populares, tiene tres etapas para hacerse y las mismas se pueden convertir en un proceso diario y recurrente: La primera etapa se hace únicamente con los huesos y muy poca cantidad de carne la cual puede ser el osobuco o lagarto, la cola y todos los huesos y costillas. 

Este proceso necesariamente debe tomar unas doce horas por que es la resistencia del material que tienen los ligamentos y los huesos de la res. Entenderá que en esta etapa no pueden ir vegetales porque los mismos no resisten (preservando sus sabores impecables) más de dos a dos horas y media. La segunda etapa se hace con todos los vegetales y las carnes sin hueso. Las principales hortalizas son cebollas, zanahorias, apio España, ajo, nabos y célery. Pero si se desea potenciar los aromas fuertes se le agregan hongos secos, Además de darles sabor le dan un color profundo y oscuro.

Los consomé de carne se caracterizan por hornear o sofreír huesos y carnes. Una vez oscurecidos se trasladan las piezas a una olla profunda (de preferencia de acero) y se Finalmente se debe desglasa con vino oporto, o tinto dulce: Algunas personas optan por sofreír los huesos de forma tal a que queden en la olla (preferiblemente de acero) los caramelos de su cocción. 

Precaución a tomar es la temperatura. Una caldo nunca bajo ningún precepto puede hervir, se debe mantener a temperaturas bajas durante todo su proceso. En cuanto al clarificado , Se hace un tercer refrescamiento del consomé con las mismas verduras pero esta vez mezcladas con la clara del huevo y un tiempo de cocción de unos 45 minutos. 

Nota: Puede parecerles interminable esta sopa pero lo interesante es que una vez que se elabora se puede refrescar eventualmente todo los días agregándole algunos pedazos de carne (de los que sobran) y literalmente todos los desperdicios de hortalizas que generalmente terminan en el bote de la basura (con piel y todo) agregándole un poco de agua (una quinta parte) y cocinando por dos o horas o menos. 

El Gratinado del Pan 
Se tuestan previamente, y ligeramente las rebanadas de pan para las cuales se recomiendan que se haga con “pain Perdu” o sea el pan que es de hace uno o dos días. Esto es porque el pan resistirá mejor al peso de los quesos. Una vez tostados se le unta un ajo a lo largo de la rebanada (sin exagerar). 

Una vez hecho esto se le agregan el queso emmenthal , gruyere , y/o parmesano (el original se sorprenderían no esta hecho con ninguno de estos quesos, sino con lo que llamaban el queso de la reserva) y cualquier otro queso que les guste. Es importante respetar el gusto que puedan tener los que cocinan salvando únicamente la característica que deben tener el conjunto de quesos y es que derritan. 

 Por Andrés Barsumian

25 octubre 2014

Carpaccio de Calabacín



Ingredientes para 2 personas
1 Calabacín mediano
Pipas de girasol o calabaza peladas
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta
Sal

 Elaboración
 El calabacín previamente enfriado en la nevera, lo cortamos con una mandolina en rodajas lo más finas posibles. 
 Las vamos colocando en un planto. 
Esparcimos las pipas peladas y echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra siendo generosos para que cubra todas las rodajas. 
 Salpimentamos al gusto.

 Y a disfrutar.

23 octubre 2014

Tiramisu

Es un clásico de la repostería italiana que según dicen los que saben nació en el año 1960 en Treviso Italia en un campeonato de football.



INGREDIENTES
5 yemas
1/2 taza de azúcar ( 100 gramos )
2 cucharadas de gelatina en polvo sin sabor
1/2 taza de un vino dulce
1/2kg de queso mascarpone a temperatura ambiente
1 taza de leche (250cc.)
1 taza de crema de leche (nata) (125cc.)
3 cucharadas de azúcar impalpable (las, lustre, pulverizada)
3 claras 2 cucharadas de azúcar
1 taza de café cargado
3 cucharadas de ron o brandy o amaretto a gusto de cada uno
Plantillas o vainillas cantidad necesaria

 PREPARACIÓN
El queso mascarpone también se puede sustituir por 350grs de queso philadelphia y 150grs de queso ricotta o queso crema.
Poner el vino dulce en una taza y espolvorear la gelatina. Dejar 10 minutos que se hidrate.
Batir con batidora, las yemas con el azúcar hasta que estén espesas y de color claro.
Agregar la leche y llevar sobre fuego directo o a baño María siempre revolviendo hasta que la crema nape la cuchara.
Esto significa que la crema cubre la cuchara y al pasarle un dedo se forma un surco que no se une. La crema no debe hervir (debe llegar a 85º aproximadamente) por lo tanto si no se tiene mucha práctica es mejor que se cocine a baño María para facilitar el punto.
Se retira del fuego.
Aparte, se pone la gelatina hidratada unos segundos en el microondas para que se disuelva y se agrega a la preparación anterior.
Se pone todo nuevamente al fuego o a baño María apenas unos segundos para que la gelatina se integre con la temperatura de la crema.
Retirar y enfriar un poco y volcar sobre el queso y se sigue batiendo hasta que esté todo incorporado. Dejar en un baño María invertido para que enfríe bien.
Aparte, batir la crema de leche junto con el azúcar impalpable hasta que esté espesa y se incorpora a la preparación anterior mezclando solamente.
Batir las claras con las dos cucharadas de azúcar hasta que estén bien firmes.
Agregar a la mezcla anterior, en forma lenta y envolvente para no bajar el batido.
Elegir preferentemente un molde cuadrado o rectangular para armar el postre.
Mezclar el café con el licor elegido e ir pasando las plantillas por él, pero en forma rápida para que apenas se mojen sin correr el riesgo que se deshagan.
Vamos acomodando las plantillas, forrando la base del molde.
Cubrir las plantillas con la mitad de la crema preparada.
Volver a pasar por el café más plantillas y cubrir nuevamente la superficie.
Terminar cubriendo con el resto de la crema.
Se espolvorea con cacao y chocolate rallado.
Se lleva a la heladera por lo menos 4 horas y luego se desmolda.

Información de interés. Se puede congelar hasta 3 meses. Para descongelarlo se sigue la cadena de frío para evitar inconvenientes. Se coloca el postre en la parte baja de la heladera y se deja hasta que esté en su punto normal. Allí recién se retira y se sirve. No se puede volver a congelar por razones bromatológicas. El tiempo de descongelado dependerá de los fríos de la heladera pero aproximadamente podemos decir que puede llevar una hora este proceso.

Tiramisú otra opción





Porciones: 8

INGREDIENTES
1 plancha de pionono
2 tazas de café (500cc.)
4 cucharadas de vino Marsala
2 cucharadas de gelatina en polvo sin sabor (14 gramos)
1/2 taza de vino Marsala o a gusto (125cc.) 5 yemas
1 taza de azúcar (200 gramos)
 1 taza de leche (250cc.)
3/4 taza de crema de leche o nata (200cc.)
200 gramos queso crema a temperatura ambiente 
4 cucharadas de cacao amargo para espolvorear

 PREPARACION
Aclaración. El café debe ser preparado fuerte y sin azúcar. También se puede lograr un café concentrado preparándolo con café soluble o instántaneo, bien cargado. 

El verdadero tiramisú se prepara con queso mascarpone pero no siempre es fácil tener acceso a él y además su costo es muy elevado. Por eso se sustituyó en este caso por un queso crema con consistencia. 

Se reemplazaron las plantillas por pionono, que puede ser comprado o bien elaborado. 
Mezclar el café con el vino marsala. 
 Hidratar la gelatina. 
Poner la media taza de vino en una taza y espolvorearle la gelatina. 
Dejar hidratar aprox. 10 minutos y una vez hidratada llevarla a un baño María suave (fuera del fuego), hasta que se licúe bien. 
Aparte, batir las yemas solas durante 5 minutos, luego agregar la taza de azúcar y continuar el batido hasta que la preparación esté espumosa. 
Agregarle la leche de a poco mientras se va mezclando. 
Llevar a fuego suave revolviendo siempre hasta que la cuchara nape. 
Esto significa que la crema cubre la cuchara y al pasar un dedo se forma un surco que no se une. 
Es importante reconocer este punto ya que la crema no debe hervir pues se cortaría. 
Otra forma de cocinar esta crema es a baño María donde el calor no es tan agresivo. 
Retirar del fuego. 
Aparte poner la gelatina hidratada unos segundos en el microondas para que se licúe. 
Volcarla sobre la crema de huevos, mezclar y llevar unos segundo al fuego y retirar. 
Solo lo necesario para que la gelatina se integre a la crema . 
Enfriar bien. 
Volcarla sobre la crema de huevos, mezclar y llevar unos segundo al fuego y retirar. 
Solo lo necesario para que la gelatina se integre a la crema . 
Enfriar bien. 
 Poner el queso crema en un bol y mezclarlo bien con un batidor de mano. 
Incorporar la crema al queso batido y mezclar suavemente hasta integrar todo. 
 Batir la crema de leche hasta que esté bien espesa e incorporarla a la preparación anterior. 
Forrar un molde redondo de bordes altos ( por ejemplo de 22 centímetros de diámetro ) con papel film o papel aluminio. 
Cortar la plancha de pionono del tamaño de la base del molde y apoyarlo sobre la base del molde.
Pincelarlo con el café mezclado con el vino para humedecerlo ( que no quede demasiado mojado para que no se rompa ). 
Cubrir el pionono con una capa de la crema preparada. 
Volver a cubrir con pionono y humedecer con el café. 
Terminar con el resto de la crema y emparejar bien la superficie con una espátula. 
Cubrir con papel film y llevar a la heladera hasta que el postre esté bien frío. 
De un día para otro queda mejor. 
Retirar el postre de la heladera en el momento de servirlo y quitarle el papel. 
Desmoldarlo y espolvorearlo con cacao amargo. 
Servir enseguida. 
Otra opción es emplear una fuente rectangular e ir acomodando en su base, plantillas o vainillas previamente pasadas por el café. 
Cubrir las plantillas o vainillas con una capa de la crema preparada. 
Volver a colocar otra capa de vainillas, previamente remojadas en el café. 
Por último cubrir con el resto de la crema y terminar de emprolijar con una espátula. 
Cubrir con papel film y llevar a la heladera durante 4 horas o de un día para otro.
Retirar de la heladera y espolvorear con cacao amargo. 
Se cortan las porciones directamente de la fuente y se sirven en los platos.

Fuente: http://www.solopostres.com/

21 octubre 2014

Bolso en crochet



*El rincón de las Manualidades de Siry* © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO